Las tres patas de la mesa

Quien no se ha hecho o a quien no le han hecho nunca la pregunta “¿qué va antes el huevo o la gallina?”, se necesita un huevo para que nazca una gallina pero se necesita una gallina para que ponga un huevo… entonces, ¿qué va antes, el huevo o la gallina?

Dilemas parecidos nos hacemos todos los días pero referidos a nuestras vidas personales, por ejemplo… “la pareja no funciona porque no tenemos tanto sexo como antes, o… ¿no tenemos tanto sexo porque la relación de pareja no funciona?”, “como estoy desanimada, no hacemos planes de pareja, o… ¿como no hacemos planes de pareja estoy desanimada?”, cuando alguna pieza no encaja en nuestra vida, en nuestro bienestar personal o de pareja, las personas nos cuestionamos el por qué, y buscamos el origen del conflicto para intentar poner aceite en la pieza que no encaja bien para arreglar lo que no funciona.

¿Cuál es mi visión de todo esto? Mi visión de todo esto es que a menudo las personas nos complicamos la vida de forma extraordinaria, es más, hay personas que pueden llegar a ser verdaderas expertas en cómo complicarse la vida.

Conocer el origen de los conflictos puede ayudar a muchas personas a buscar la explicación al “por qué estamos así”, pero habitualmente no soluciona el conflicto del presente.

Podría escribir líneas y líneas sobre esto pero me gustaría centrarme en el sexo, cuando el sexo no funciona, ¿creéis que buscar el origen de dónde empezó el “problema” solucionará la falta de deseo, la eyaculación precoz, la falta de orgasmo o la falta de complicidad sexual? La mayoría de las veces no, lo que probablemente ayudará es detectar qué otras áreas pueden haberse afectado por este “problema”.

Las personas nos movemos en 3 ejes:

1. El eje personal → Cómo te sientes tu como persona, tu autoestima, tu valoración como persona, como pareja, como amante, como trabajador/a, como hijo/a, como padre/madre, como amigo/a, etc…
2. El eje de la pareja → Cómo es tu relación de pareja, cómo te sientes con tu relación de pareja, cómo es vuestra vida en pareja y vuestro entorno social, o si no tienes pareja cómo lo vives o lo sientes, etc…
3. El eje de la sexualidad → Cómo te sientes con tu sexualidad, cómo expresas y vives la sexualidad en tu terreno más íntimo y en tu terreno con parejas puntuales o estables, qué grado de satisfacción tienes con tu sexualidad, como expresas el amor, el afecto, etc…

Si las personas fuéramos como una mesa, éstos tres ejes serías las patas sobre las cuales se sustenta a persona. Es difícil entender a una persona sin alguna de estas patas, ¿verdad? Así pues, si hay algun conflicto personal, y el eje personal se tambalea porque estás pasando por un mal momento profesional, o estas pasando por un periodo de duelo por la pérdida de alguna persona querida, entonces será normal que las otras patas de la mesa también tiemblen y por consiguiente no tengas ganas de sexo, o no tengas muchas ganas de hacer planes con tu pareja, necesitarás recomponer un poco esa “pata” que se tambalea para poder enderezar de nuevo la mesa.

Por lo tanto si en el sexo no funcionáis, probablemente como personas os sentiréis de una manera, y como estéis como personas salpicará a vuestra relación de pareja, a la vez el estado de la pareja afectará al sexo, y así sin parar… Muchas personas que acuden a la consulta quieren solucionar el “problema” sexual, pero sin hablar de ellos, ni de su relación de pareja, incluso en algunos casos las parejas ni saben de esta consulta… cuando en realidad es casi imposible solucionar un conflicto sexual sin hablar, sin trabajar aspectos personales, y sin trabajar tensiones de la relación de pareja.

Qué puedes hacer si detectas que algo no funciona (sea del eje que sea):
• Afrontar la situación y no evitar por miedo, la evitación alimenta al miedo.
• No ocultar si alguna cosa más está dejando de funcionar. Muchas personas se asustan si detectan que algo más está dejando de funcionar, ir a terapia o pedir ayuda no significa trabajarlo todo de un golpe, hay que empezar por una cosa y seguir con otra y así poco a poco.
• No intentéis encasillar cada uno de los ejes, están relacionados los 3 con los 3, el área personal, el área de pareja y el área sexual, lo que pase en uno (bueno o malo) afectará a los otros dos, haciéndoles crecer o dañándolos.
• Si alguno de los 3 ejes está mejor, poténcialo! Cuídalo, mímalo y así los otros dos quizás mejoraran, aunque sea un poco, si movemos una pieza, las otras encajaran en el sistema.

Por lo tanto, y para acabar, si en alguno de los ejes que sustentan esta mesa sientes que se enciende alguna luz de alarma, presta atención y escucha esa señal. Si lo dejas pasar, probablemente la mesa no solo cojeará de esa pata, sino las otras se pueden ver afectadas o dañadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *