LA NOTICIA MAS TRISTE, TODA MI VIDA CAMBIARA MIS LINDURAS..!!

Mis linduras tengo algo muy grabe que contarles, no saben lo que me acabo de pasar, espero ustedes me ayuden a salir de esto por que es lo mas duro que me a tocado vivir.

Estoy tan triste mis linduras tienen que saber lo que me paso, por favor miren el vídeo den click en la publicación para verlo ya que lo que les tengo que decir es muy fuerte y no puedo por este medio.

esta joven de la que te hablaremos

Esta joven de la que te hablaremos hoy día, vivía presumiendo delante de sus amigos y familiares sobre lo bueno que era su novio, y esto le causo un poco de envidia a su amiga.

La amiga llamada Debora inicio un plan para quitarle la pareja a la joven que vivía feliz con su pareja y vivía alardeandolo llamada Esther, y una noche se reunieron en una fiesta.

Esther fue al baño para chicas y Debora va para hablar con la pareja de Esther, entre platicas y platicas la misma llego a conseguir su numero de teléfono, y le dice al esposo de su amiga que pronto le mandara un lindo regalo.

Varios días después Debora se esmera en grabarle un vídeo bailando y enviárselo a la pareja de su amiga, la misma jamas pensó que Esther iba a estar con su pareja en ese momento y peor aun es que ella tenia su teléfono viendo sus conversaciones.

Al ver el vídeo que recibe su pareja, la misma se molesta a tal grado que lo sube a las redes sociales para que todos vieran la calse de persona que era su amiga.

Sin mas comentarios te dejaremos la grabación que le hizo Debora a la pareja de su amiga, Esta en Dos Videos Mas Abajo te Dejaremos el primero, Y al Final del Articulo el Segundo Video que te impactara aun mas.

Mira el Primer Video Aqui: (El segundo Video al Final del Articulo).

Mira el Segundo Video Aqui, Te Impactara muchisimo mas, Con razon se lo mando a todos y ella perdio su dignidad:

japonesas

No importa si son chinas, japonesas o coreanas, ellas son increíblemente sexys.

A continuación te lo demostramos con una bellezas que nos dejaron ver toda su panocha:

Por medidas de seguridad para ver el vídeo completo y sin censura tienes que presionar una publicidad que sale en esta página. Gracias

.

NOS MOVEMOS EN LA CAMA COMO LO HACEMOS FUERA DE ELLA..!!!

Alguna vez has oído decir: si como pareja nos llevamos muy bien, hacemos muchas cosas juntos, nos reímos un montón… pero en la cama…no sé…

O todo lo contrario: en la cama hay mucha química y todo es muy pasional, pero cuando no estamos en ella no sabemos ¡ni de qué hablar!

nosmo vemos cama

Estas y otras situaciones similares no son nada extrañas, pero ¿qué significado tiene esto para la relación? Quiere decir que si no van a la par, ¿no hay futuro en la pareja? ¿O es una mala relación?

No y si… vayamos por partes. Cada ser individual tiene su propio código (entendemos por código, nuestra manera de funcionamiento, valores, energía, temperamento…) que se reflejan en distintos niveles de nuestra vida, tanto con nosotros mismos o en las relaciones interpersonales, cómo en nuestra sexualidad.

Si nos centramos en las relaciones de pareja, los dos códigos individuales entran en juego, creando un tercero: el ¡nosotros! Este nuevo equipo tendrá que empezar a construir su manera de funcionar teniendo en cuenta sus mochilas individuales, tanto dentro de la cama como fuera de ella, y una retroalimenta a la otra. Por ello, podemos decir que la relación de pareja puede ser un reflejo de cómo funcionan las relaciones sexuales. Aunque a veces funcionen como polos opuestos o mundos completamente diferentes.

El orgasmo femenino para hombres

Sonará extraño el título, pero eso es lo que nos han pedido las más de 600 mujeres que han hecho el taller del orgasmo femenino para mujeres. Querían que todo lo que ellas habían aprendido o que habían confirmado en el taller les explicáramos a sus parejas hombres. Es por ello que, finalmente, llevamos adelante este pequeño proyecto. A finales de mayo haremos el taller del orgasmo femenino para hombres.

¿Qué reclaman muchas mujeres? Son muchas las mujeres que quieren que sus parejas aprendan cosas… sobre sexo! Porque la mujer es muy curiosa, tiene ganas de aprender y por eso quiere compartir estas curiosidades y aprendizajes con sus parejas.

Cada día más nos encontramos en la consulta a mujeres que reclaman una sexualidad más allá de cuatro tocamientos y penetración. De hecho, este todavía es el modelo de muchas parejas, sexualmente hablando.

Algunas de las mujeres que han asistido al taller y muchas mujeres que vienen a consulta nos piden ayuda para que podamos aclarar algunos conceptos y hacemos evidentes ciertas realidades ante los hombres. Por ejemplo:

– Romper el mito del orgasmo vaginal y el orgasmo clitoridiano: un mito que ha dejado huella en muchas personas, tanto hombres como mujeres. La ventaja de la mujer es que muchas acaban descubriendo que este orgasmo que se supone que debe venir por la penetración no llega. O se tienen que dar una serie de características para que pueda llegar esa sensación mientras se está teniendo penetración.

– Remarcar la importancia de los juegos, más allá de la penetración: si tuviéramos que hablar de un patrón que se suele seguir en muchos “camas” de muchas parejas, es bien sencillo… cuatro besos, cuatro caricias y penetración. Y, teniendo en cuenta cómo es el cuerpo de la mujer, y como es el cerebro de la mujer… con eso no es suficiente para hacer explotar todo el potencial que una mujer puede tener entre las sábanas.

– Potenciar la excitación en pareja: romper el silencio, no jugar sin palabras, incorporar algo que haga que justo en el momento del sexo la temperatura suba hasta cotas insospechadas… Si no sabes qué hacer, pídele a tu pareja, seguro que te da pistas para aumentar la excitación durante el juego sexual.

– ¿Cómo aumentar el deseo?: la falta de deseo sexual o el bajo deseo sexual afecta a muchas mujeres, es verdad, pero a menudo es porque la mujer necesita empezar a calentar motores mucho antes del momento del sexo… Si la mujer se sintiera deseada en muchos momentos más allá del momento en que la pareja se acerca para tener relaciones, posiblemente habría muchas más ganas.

– Descubrir nuevas cosas juntos: no atascarse con lo que se hace siempre, cambiar las rutinas para impedir llegar a la aburrida monotonía en la cama. No es necesario hacer el kamasutra de arriba abajo, pero tampoco hay siempre hacerlo todo exactamente igual… y los humanos tenemos tendencia a mantenernos haciendo siempre las mismas cosas.

– Mejorar la sexualidad de la pareja para fortalecer la relación: la sexualidad es una de las esferas importantes de la relación de pareja, quizá no la más importante, pero es muy relevante. En este terreno es donde nos demostramos físicamente que nos queremos y debemos aprender a compartir estos momentos de manera que nos sentimos queridos y deseados. Esto mantiene la complicidad, la “chispa” dentro de la relación, y ayuda a que el vínculo y el compromiso de la pareja se fortalezca.

Serían tantas las cosas que se podrían hacer que no acabaría nunca la lista … Pero no os contaré lo que se hará en el taller porque eso debería hacerlo mi compañera Marina Castro (que es quien conduce el taller). Pero estoy bien convencida de que será un muy buen rato llena de muchos aprendizajes.

Como disfrutar a solas cuando vives en pareja

Los beneficios de la masturbación son de sobra conocidos: proporciona bienestar y relax físico, ayuda a conocer la propia sexualidad, mejora la tonificación del suelo pélvico y puede incrementar la autoestima (si yo me deseo, otras personas pueden desearme)

Pero para llevarla a la práctica, puede ser necesaria cierta intimidad ¿Y cómo disfrutar de un espacio privado cuando vives en pareja? Muchas mujeres comentan que desde que comparten habitación y cama, sus momentos de intimidad han disminuido considerablemente. Si antes se masturbaban antes de ir a dormir, para relajarse o para tener un rato de placer, ahora hay otra persona compartiendo las sábanas. Esto ocurre sobre todo en las parejas que se van a dormir al mismo tiempo, pero también en aquellas que coinciden las mismas horas en casa.

masturbación

Para muchas mujeres, el hecho de saber que la otra persona está al otro lado también les supone más dificultad para relajarse, ya que piensan que les van a oír o les van a interrumpir, parecido a cuando eran adolescentes. Otras creen que si viven en pareja ya no deberían masturbarse, puesto que sería como una infidelidad. Algunas comentan que “si estás bien con la otra persona, no hay necesidad de masturbarse”. Pues bien, esto no siempre es así, ya que disfrutar de ratos íntimos masturbándose proporciona un placer distinto que teniendo relaciones sexuales en pareja: puedes fantasear del modo que más te guste, no te importa tanto el aspecto físico de ese momento y solo tienes que estar pendiente de ti. Así que es completamente lícito que una mujer quiera disfrutar de ella misma, como puede hacerlo un hombre. Sino, dejar de masturbarse por esa falta de espacio y tiempo puede suponer un gran cambio en su sexualidad, hecho que puede vivirse como una pérdida.

Lo que está claro es que estas dificultades a la hora de masturbarse viviendo en pareja pueden surgir, pero la cuestión es ¿Cómo las trampeamos? Algunas ideas a tener en cuenta:

Quizá sea una buena opción incorporar la masturbación en otros momentos a los que no estabas acostumbrada (¿Has probado antes de la siesta o de buena mañana?)
Si ves que llevas tiempo sin masturbarte porque no has encontrado el momento y lo echas de menos, prográmate en qué ratito del día lo vas a hacer. También programamos ir al gimnasio y aunque pueda costar al principio… Luego siempre se agradece, ¿Verdad?
Si tu pareja pasa la noche fuera (por viaje o porque ha quedado con amigos), aprovecha el momento, seguro que dormirás estupendamente.
Puede que sea el momento de buscar un aliciente: ¿Has probado algún juguete erótico, como los vibradores? Hay de todos los tamaños y formas; algunos son tan discretos que puedes llevarlos donde quieras.
Recuérdate a ti misma qué era lo que más te gusta de masturbarte y qué te aporta. De este modo, es más difícil que dejes de hacerlo porque sabes los beneficios que genera en ti.
La sexualidad es una dimensión que debemos cuidar… Y lo ideal sería que nuestro placer no dependiera solo de otra persona, ¡que para algo somos tan completas!

Relaciones de pareja: del enfado a la comprensión

Que discutamos con nuestra pareja no es un problema. De hecho, no discutir nunca podría ser un problema. La cuestión está en cómo discutimos para discutir bien: viajar del enfado a la comprensión para ponernos en el lugar del otro, lo que sería, empatizar. Llegar a este puerto es un aprendizaje vital si uno quiere vivir tranquilo y disfrutar de la relación.

Las emociones se activan y se desactivan y somos nosotros los que llevamos el timón. A discutir se aprende igual que se aprende a montar en bicicleta. Cuando no tenemos experiencia discutiendo nos conduce la rabia. El resultado son las discusiones acaloradas y la sensación de estar haciendo un pulso con nuestra pareja. Cuando empezamos a entrenarnos somos nosotros los que decidimos que queremos que pase en la discusión y como queremos que acabe. No estar enfadado o quejarse a la mínima es una decisión que se toma individualmente. Para pasar del enfado a la discusión, recuerda:

Si pides que en tu relación no haya conflictos, ¡vas por mal camino! Todas las relaciones tienen conflictos. Lo que si puede pasar es que disminuyan una vez aprendas a empatizar.
No esperes amor incondicional. Este nos lo dio mamá, ahora toca una poco de riesgo, que sino la vida es demasiado aburrida.
No esperes demasiado del otro, tienes un humano ante tus ojos que decide estar contigo aunque discutáis. Él o ella también está aprendiendo a hacerlo mejor. Y si no es así, y crees que sólo espera que aprendas tú, tenéis un problema! La relación mejora cuando dejas de esperar que el otro cambie y decides cambiar o mejorar tú.

Por suerte, a veces tendréis puntos de vista diferentes!
Si pones más energía en resolver las discusiones que el otro, pregunta: ¿vale la pena esforzarme tanto yo sólo? Hacerse esta pregunta puede ayudar a resolver los problemas de manera diferente y ahorrarnos mucho estrés.
Aprender a ver qué señales te da tu cuerpo cuando te empiezas a enfadar. La rabia activa unas señales corporales que si las detectamos antes de que ellas se disparen podemos bloquearlas. Un aprendizaje de tres pasos: escuchar el cuerpo cuando empezamos a enfadarnos, aprender qué señales son y hacer algo diferente: respirar, proponer aplazar la discusión, etc.
Aplazar la discusión. Las parejas que además de pasión comparten amistad y motivación para hacer un buen equipo, tienen el pacto de que cuando las discusiones suben de tono, se pararán y se citarán más tarde para hablar. ¡Uno no puede negociar bien cuando está enfadado!
Las parejas “felices” no discuten menos, sino que están y aprenden a estar en la discusión.

Sexo a ciegas

Te invito a que pruebes un juego. Quizás ya lo hayas probado. Tanto si lo has hecho como si no, sigue leyendo…

La próxima vez que empieces a jugar con tu pareja, dile que confíe en ti. Si acepta el juego, busca alguna pieza de ropa que te sirva para vendarle los ojos… así no verá nada de lo que está sucediendo, nada de lo que estás haciendo. ¿Te atreves?

Si ya lo has hecho en alguna que otra ocasión, pregúntate: ¿para qué he decidido vendarle los ojos a mi pareja?

Si nunca has jugado a este juego… busca alguna razón para hacerlo.

Si te apetece, vamos a reflexionar sobre los motivos por los cuales podemos incluir este juego en nuestro repertorio de diversiones sexuales en pareja:

Para cambiar de juego de vez en cuando y así evitar la monotonía
Para potenciar el tacto, el olfato, el sabor y los sonidos del sexo sin que unos ojos nos den pistas claras de lo que está sucediendo. Cuando privamos uno de los sentidos, los demás se agudizan…
Para incorporar el factor sorpresa en el juego ya que la pareja no ve lo que está sucediendo ni lo que va a suceder
Para liberarte… A veces, cuando hay luz, cuando nuestra pareja nos ve, nos cohibimos y no hacemos aquello que realmente nos apetece… si nuestra pareja no nos ve, quizás podemos dejar de sentirnos así y hacer aquello que nos apetezca realmente…
Y si tenemos en cuenta el motivo anterior… vendar los ojos de nuestra pareja nos puede servir para ir ganando confianza si nos sentimos cohibidas cuando estamos jugando en pareja. Poco a poco, viendo que lo que le hacemos cuando nos liberamos le gusta a nuestra pareja, iremos cogiendo confianza y eso puede hacer que luego nos atrevamos a hacerlo sin que tenga los ojos vendados…
De todos los factores que hemos dicho anteriormente, el más importante es el de la confianza. Primero, porque hay que confiar en nuestra pareja y ésta debe confiar en nosotras para dejar que le vendemos los ojos; y segundo, porque es importante que nosotras tengamos confianza en nosotras mismas para poder incorporar nuevos juegos en nuestras relaciones sexuales a dos.

Plantéate una cosa: ¿Hay algo que harías si tu pareja tuviera los ojos vendados que no te atreverías a hacer si te estuviera viendo? Si la respuesta es que si… pregúntate si tiene algo de malo que tu pareja te vea haciendo eso que no te atreverías a hacer si no tiene los ojos vendados… Quizás es algo que le gustaría mucho… Si quieres, prueba a hacerlo con los ojos vendados y gana confianza para, más adelante, quitarle la venda y que goce viéndote hacerlo…

Las tres patas de la mesa

Quien no se ha hecho o a quien no le han hecho nunca la pregunta “¿qué va antes el huevo o la gallina?”, se necesita un huevo para que nazca una gallina pero se necesita una gallina para que ponga un huevo… entonces, ¿qué va antes, el huevo o la gallina?

Dilemas parecidos nos hacemos todos los días pero referidos a nuestras vidas personales, por ejemplo… “la pareja no funciona porque no tenemos tanto sexo como antes, o… ¿no tenemos tanto sexo porque la relación de pareja no funciona?”, “como estoy desanimada, no hacemos planes de pareja, o… ¿como no hacemos planes de pareja estoy desanimada?”, cuando alguna pieza no encaja en nuestra vida, en nuestro bienestar personal o de pareja, las personas nos cuestionamos el por qué, y buscamos el origen del conflicto para intentar poner aceite en la pieza que no encaja bien para arreglar lo que no funciona.

¿Cuál es mi visión de todo esto? Mi visión de todo esto es que a menudo las personas nos complicamos la vida de forma extraordinaria, es más, hay personas que pueden llegar a ser verdaderas expertas en cómo complicarse la vida.

Conocer el origen de los conflictos puede ayudar a muchas personas a buscar la explicación al “por qué estamos así”, pero habitualmente no soluciona el conflicto del presente.

Podría escribir líneas y líneas sobre esto pero me gustaría centrarme en el sexo, cuando el sexo no funciona, ¿creéis que buscar el origen de dónde empezó el “problema” solucionará la falta de deseo, la eyaculación precoz, la falta de orgasmo o la falta de complicidad sexual? La mayoría de las veces no, lo que probablemente ayudará es detectar qué otras áreas pueden haberse afectado por este “problema”.

Las personas nos movemos en 3 ejes:

1. El eje personal → Cómo te sientes tu como persona, tu autoestima, tu valoración como persona, como pareja, como amante, como trabajador/a, como hijo/a, como padre/madre, como amigo/a, etc…
2. El eje de la pareja → Cómo es tu relación de pareja, cómo te sientes con tu relación de pareja, cómo es vuestra vida en pareja y vuestro entorno social, o si no tienes pareja cómo lo vives o lo sientes, etc…
3. El eje de la sexualidad → Cómo te sientes con tu sexualidad, cómo expresas y vives la sexualidad en tu terreno más íntimo y en tu terreno con parejas puntuales o estables, qué grado de satisfacción tienes con tu sexualidad, como expresas el amor, el afecto, etc…

Si las personas fuéramos como una mesa, éstos tres ejes serías las patas sobre las cuales se sustenta a persona. Es difícil entender a una persona sin alguna de estas patas, ¿verdad? Así pues, si hay algun conflicto personal, y el eje personal se tambalea porque estás pasando por un mal momento profesional, o estas pasando por un periodo de duelo por la pérdida de alguna persona querida, entonces será normal que las otras patas de la mesa también tiemblen y por consiguiente no tengas ganas de sexo, o no tengas muchas ganas de hacer planes con tu pareja, necesitarás recomponer un poco esa “pata” que se tambalea para poder enderezar de nuevo la mesa.

Por lo tanto si en el sexo no funcionáis, probablemente como personas os sentiréis de una manera, y como estéis como personas salpicará a vuestra relación de pareja, a la vez el estado de la pareja afectará al sexo, y así sin parar… Muchas personas que acuden a la consulta quieren solucionar el “problema” sexual, pero sin hablar de ellos, ni de su relación de pareja, incluso en algunos casos las parejas ni saben de esta consulta… cuando en realidad es casi imposible solucionar un conflicto sexual sin hablar, sin trabajar aspectos personales, y sin trabajar tensiones de la relación de pareja.

Qué puedes hacer si detectas que algo no funciona (sea del eje que sea):
• Afrontar la situación y no evitar por miedo, la evitación alimenta al miedo.
• No ocultar si alguna cosa más está dejando de funcionar. Muchas personas se asustan si detectan que algo más está dejando de funcionar, ir a terapia o pedir ayuda no significa trabajarlo todo de un golpe, hay que empezar por una cosa y seguir con otra y así poco a poco.
• No intentéis encasillar cada uno de los ejes, están relacionados los 3 con los 3, el área personal, el área de pareja y el área sexual, lo que pase en uno (bueno o malo) afectará a los otros dos, haciéndoles crecer o dañándolos.
• Si alguno de los 3 ejes está mejor, poténcialo! Cuídalo, mímalo y así los otros dos quizás mejoraran, aunque sea un poco, si movemos una pieza, las otras encajaran en el sistema.

Por lo tanto, y para acabar, si en alguno de los ejes que sustentan esta mesa sientes que se enciende alguna luz de alarma, presta atención y escucha esa señal. Si lo dejas pasar, probablemente la mesa no solo cojeará de esa pata, sino las otras se pueden ver afectadas o dañadas.